05 noviembre 2012

OBAMA Y ROMNEY HACEN UNA GIRA FRENÉTCA EN LA RECTA FINAL DE CAMPAÑA...

EEUU | La carrera hacia la Casa Blanca

Obama y Romney, con sendos niños en sus campañas electorales.| ReutersObama y Romney, con sendos niños en sus campañas electorales.| Reuters
Eduardo Suárez (enviado especial) | Wolfeboro (New Hampshire)
Actualizado lunes 05/11/2012 23:53 horas
 
Barack Obama y Mitt Romney apuran las últimas horas de campaña con un itinerario frenético por los estados cuyos votos decidirán el ganador de la carrera por la Casa Blanca. Las encuestas nacionales señalan un empate en intención de voto entre los candidatos. Pero los sondeos también indican que el presidente conserva una ventaja en estados como Iowa, Ohio y Wisconsin que debería ser suficiente para otorgarle la mayoría en el colegio electoral.
Aquí no llega a la Casa Blanca quien logra más votos en las urnas sino quien reúne más votos de los 538 que componen el llamado colegio electoral. El número que se le asigna a cada estado depende de su población: Ohio reparte 18 y New Hampshire sólo cuatro. Sólo Maine y Nebraska asignan sus votos por distritos. Los demás otorgan todos los votos electorales al candidato ganador.
Los candidatos no invierten su tiempo o su dinero en las regiones que siempre votan demócrata o republicano. Sólo compiten en un puñado de estados decisivos que va cambiando según los comicios. Esta vez estados relevantes otras veces como Pensilviania o Michigan han sido irrelevantes y han importado en cambio Colorado, Florida, New Hampshire, Ohio, Virginia, Iowa y Wisconsin.
Los candidatos entrarán esta noche en millones de hogares gracias a dos entrevistas que se emitirán en el descanso del partido de fútbol americano. Antes se medirán en sendos actos electorales en la capital decisiva de Ohio y después culminarán sus campañas con dos eventos finales. Obama en Des Moines (Iowa) y Romney en Manchester (New Hampshire). Aunque el aspirante republicano ha anunciado este lunes por sorpresa dos apariciones para mañana en los estados de Ohio y Pensilvania.
"Hace cuatro años tuvimos una participación increíble y conozco a gente que estaba muy emocionada ante la posibilidad de hacer Historia. Ahora tenemos que conservar lo que hemos ganado y seguir hacia delante", dijo este lunes Obama, cuyo entorno está entregado a la tarea de elevar la participación.

Empate en las encuestas

Unos 30 millones de estadounidenses ya ejercieron su derecho a voto por correo o por adelantado. Otros como Mitt Romney y su esposa lo harán a lo largo de la jornada electoral. Miles de voluntarios de las dos campañas están estos días en los estados decisivos. Muchos se han pagado el billete y la estancia de su bolsillo y están en lugares como Florida o New Hampshire ultimando las llamadas de teléfono y asegurándose de que los seguidores de su candidato acuden a las urnas. "Hemos llamado a unas 2.100 puertas en las últimas dos semanas", explica a ELMUNDO.es Bryan McCormarck, responsable de la campaña republicana en Wolfeboro (New Hampshire).
Los sondeos nacionales no pueden estar más igualados. Los de Gallup y Rasmussen sitúan al aspirante republicano un punto por delante. La misma ventaja que otorgan al presidente los de ABC News y NBC News.
Muy distinto es el estado de la carrera electoral en los estados decisivos, donde Romney sólo tiene cierta ventaja en Florida y Carolina del Norte. Los sondeos reflejan un empate en Colorado y Virginia y una ventaja suficiente del presidente en Iowa, Ohio, Nevada, New Hampshire y Wisconsin. Si Obama se impone en esos estados, logrará los votos electorales suficientes para mantenerse en la Casa Blanca.
Al presidente lo presentó este lunes el cantante Bruce Springsteen en el primer mitin de la jornada al pie del capitolio de Wisconsin. Un estado donde Obama se impuso por 14 puntos hace cuatro años y donde ahora la carrera ha estado mucho más ajustada. Springsteen aparecerá también en los actos de Iowa y Ohio. Dos estados donde la simpatía que el cantante despierta entre la clase obrera blanca podría ayudar al presidente a conectar con un grupo decisivo en esta carrera electoral.
Springsteen confesó que se había asustado por el repentino auge de Romney después del primer debate. Su presencia en Wisconsin le sirvió de excusa al presidente para volver a hablar sobre su gestión de la crisis del huracán 'Sandy', que le devolvió la iniciativa de la campaña y frenó la progresión de su rival. "Al hablar con la gente en la región, siempre les digo lo mismo", dijo Obama. "Una tragedia reúne a la familia americana. El pueblo se une y se compromete para ayudar a quienes afrontan ahora el camino de la recuperación".
Exhausto después de un año y medio de campaña, Romney se dirigió este lunes a sus seguidores en Florida y en Virginia. "Nos queda aún una cosa por hacer. Lograr que la gente vote", dijo en Sanford (Florida) en la primera escala de su maratón electoral. El aspirante republicano cerrará la campaña este lunes con un mitin en New Hampshire y votará mañana con su esposa en Belmont: el suburbio de Boston donde vivió durante años y donde ejerció como pastor mormón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada