14 noviembre 2012

MILES DE PERSONAS PROTESTAN EN REPUBLICA DOMINICANA POR LA NUEVA REFORMA FISCAL

Los manifestantes critican que el Gobierno no fije responsabilidades sobre el déficit fiscal

 
Manifestación en Santo Domingo. / ERIKA SANTELICES (AFP)
 
Con pancartas como “Dime quiénes están presos y luego háblame de impuestos”, “Si los de abajo se mueven, los de arriba se caen” y “Aquí no faltan dinero, sobran ladrones”, miles de personas se han congregado este domingo en el histórico Parque Independencia de Santo Domingo para protestar contra la reforma fiscal aprobada durante el fin de semana por el Gobierno dominicano. El proyecto de ley 253-12, que fue promulgado el pasado sábado por el presidente Danilo Medina, planea recaudar unos 927 millones de euros para cubrir parte del actual déficit fiscal del país, que equivale al 6,5% de su PIB (unos 3.000 millones de euros) según los últimos datos del Ministerio de Economía.
La protesta, convocada por unas 50 organizaciones populares, ha reunido a intelectuales, artistas, estudiantes, políticos y sindicalistas en el lugar donde hace 168 años se declaró la independencia nacional, plaza donde se han iniciado varias revoluciones sociales. “Hay que hacer que nos escuchen porque esto no es justo” comenta Ivel Cenac, diseñadora gráfica, por teléfono. Los manifestantes mostraron su indignación y emularon al movimiento 15-M español utilizando algunas de las frases escuchadas en la Puerta del Sol madrileña el año pasado, como “Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir”.
Con esta concentración, concluye una semana marcada por las protestas sociales, que empezaron poco después de que la Cámara de Diputados convirtiera en ley el cuestionado proyecto de reforma fiscal que permitirá al Gobierno de Danilo Medina obtener 927 millones de euros para cubrir parte del actual déficit fiscal. El movimiento se fue extendiendo a varias ciudades del país, donde también se han registrado altercados puntuales entre los manifestantes y la Policía. La indignación social se ha acrecentado tras la muerte el pasado viernes de un joven estudiante de Medicina a manos de la policía, en una protesta en la universidad estatal. Medina ha prometido que se investigarán los hechos.
 
El denominado “paquetazo” fiscal, ya vigente según el periódico Hoy, incrementa el Impuesto a las Transferencias de Bienes Industriales (ITBIS –el IVA dominicano–) del 16 al 18% y gravará con un IVA reducido algunos de los artículos de la cesta básica como el azúcar, los aceites y derivados lácteos (como el yogur). El presidente Medina ha insistido que, aunque al reforma fiscal “es un trago amargo”, es indispensable para “rencauzar el crecimiento e invertir más en educación y salud”.
Los manifestantes exigen al actual Gobierno, cuyo partido ha estado en el poder durante los últimos ocho años, que se penalice a los responsables al déficit fiscal que tiene el país. La corrupción, la impunidad judicial, la evasión fiscal y la falta de garantía de los servicios básicos (agua, luz eléctrica, sistema sanitario, recolección de basura) son algunos de los males que afronta la sociedad dominicana, cuyo salario mínimo no alcanza los 200 euros.
El movimiento Justicia Fiscal, uno de los organizadores de la protesta, ha reclamado en un documento que los nuevos presupuestos cumplan la ley de Educación y se destine el 4% del PIB a la enseñanza escolar, que se realice una política fiscal equitativa y que se derogue la actual norma impositiva. “Esta reforma va a impactar todos los sectores. Lo único que hará es incrementar la canasta básica y provocar progresivamente la inflación, por lo que no garantiza que el dominicano pueda, aunque sea en un futuro, tener unas condiciones de vida digna”, ha explicado Carlos de Peña, portavoz del colectivo, en conversación telefónica. “No estamos en contra de una reforma a la estructura tributaria. Pero el principal motivo de esta reforma es cubrir el déficit millonario que provocó el anterior gobierno de Leonel Fernández”, ha asegurado de Peña.
 
Danilo Medina, que aún no lleva 90 días en el poder, promulgó el proyecto de ley este sábado, después de que fuera aprobado a la carrera en el Congreso de los Diputados –la votación solo tardó unos minutos y no se debatió, lo que provocó la indignación de legisladores tanto del partido gobernante como de la oposición-. Medina, que se encuentra de viaje fuera del país, ya ha anunciado que derogará uno de los puntos de la ley aprobada, el impuesto a las ventas por Internet menores de 140 euros, que los opositores de la normativa acusan de incumplir el tratado de libre comercio con Centroamérica y Estados Unidos, algo que ha negado el ministro de Industria y Comercio, según Listín Diario.

Debido al apoyo de los partidos de la oposición –incluyendo el del expresidente Hipólito Mejía, varios dirigentes del conservador Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que gobierna en mayoría, tacharon la concentración de politizada, algo que los organizadores niegan.
Las redes sociales, una vez más, se convirtieron en canales alternativos de comunicación y apoyo a la marcha para quienes no acudieron físicamente a la protesta utilizando los hashtags #noreformafiscal, #DomingoDeLuto, #voypalparque, #parqueindependencia o #Noalareformafiscal, entre otros. Además, decenas de personas se congregaron en otras plazas significativas como la plaza de la Bandera o el monumento a los Héroes de la Restauración, en la ciudad de Santiago de los Caballeros. También en México D.F., Buenos Aires, Miami y Madrid, decenas de de dominicanos se presentaron frente a las embajadas para apoyar la protesta, que fue transmitida en streaming por Internet. En otras ciudades como París, Boston, Nueva York y Barcelona se están convocado protestas para el 14 y el 17 de noviembre. Varios medios internacionales se han hecho eco y existe una petición en Change.org para que se derogue la polémica normativa.

Puntos polémicos de la nueva reforma

El nuevo proyecto de ley grava con un IVA reducido a algunos de los productos de la cesta familiar como el café, el azúcar y los aceites que pagarán entre un 8 y un 16%. Además aumenta el impuesto al consumo del 16 al 18% e incluye un gravamen especial de 240 euros anuales para los pequeños establecimientos comerciales (como tiendas de ultramarinos) que generen más de mil euros al mes, aunque no se ha especificado cómo se recaudará dicho impuesto. Además partir del 2014, los coches y otros transportes de motor privados pagarán al fisco un impuesto por derecho a circulación que reemplazará al actual (Marbete). La tasa a pagar equivaldrá al 1% del valor del vehículo, cuyo valor será determinado en los próximos meses por el ministerio de Hacienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada