25 noviembre 2012

DIARIO ESPAÑOL ACUSA GOBIERNO REPUBLICA DOMINICANA HOSTIGAR EMPRESAS ESPAÑA....

Según la publicación, la cadena Barceló es víctima de inquilinos desalojados que luego denunciaron robo
24 Noviembre 2012, 11:07 PM

Según la crónica, si el Gobierno no paga US$45 MM de indemnización EU vetará crédito con BM y Fondo
Escrito por: Arismendy Calderón (Arismendy_ak47@hotmail.com)

La edición impresa del diario español El Mundo afirma que el Gobierno dominicanao “continúa la moda iniciada por los Kirchner” y mantiene un “acoso permanente” contra las principales empresas españolas que operan en la isla caribeña.
El rotativo menciona a las empresas Codacsa y Azucarera Porvenir como las dos últimas empresas “en sufrir las presiones del Gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), del anterior presidente Leonel Fernández, y del actual Danilo Medina”.
La crónica, fechada el 16 de este mes en Madrid, España, rubricada por E. India/ E.Urrizteita y publicada en la página 38 de la sección de Economía, refiere que las presiones del Gobierno que encabeza Medina contra las citadas empresas se han traducido en la apropiación por parte del Gobierno de sus negocios en el país sin contemplación económica”.
Codacsa. De la Concesionaria Dominicana de Autopistas y Carreteras (Codacsa), el diario apunta que la empresa “vio cómo a las seis de la mañana del pasado 11 de agosto el Ejército se presentaba en la Autopista de Las Américas, que va de lado a lado de la isla uniendo a San Pedro de Macorís y La Romana, y les quitaba fúsil en manos el negocio que les había concedido el Gobierno de la República Dominicana”.
El capital social de Codacsa, precisa la crónica periodística, está formado mayoritariamente por españoles, aunque también hay participación de capital local y estadounidense.
“El asalto a las instalaciones de Codacsa se produjo después de que la Corte Internacional de Arbitraje hubiera establecido que el Gobierno de la República Dominicana les debía pagar 45 millones de dólares por incumplir el contrato suscrito en su día al arrendarles la construcción y explotación de la principal autopista del país”.
El diario sostiene que Codacsa va a solicitar el embargo de los bienes de la República Dominicana en el mundo, incluidas las ayudas al desarrollo que les entrega anualmente el gobierno español.
“La Casa Blanca ya ha advertido a sus homólogos dominicanos que o cumplen el laudo arbitral internacional y pasan por caja o vetará la concesión de nuevos préstamos del Bando Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), reseña.
Otro caso. El otro caso similar al que hace referencia el diario El Mundo es el de Azucarera del Porvenir. “Esta compañía, controlada por el Granadino joaquín Martín Montero, también recibió la visita del Gobierno caribeño, que le arrebató por la fuerza -también en este caso se utilizó al Ejército- 3,000 de las 6,000 hectáreas que le cedió para su explotación en 2010. Esta medida dejó en la calle a 800 trabajadores”.
Al parecer, comenta El Mundo en la crónica periodística, el origen del problema reside en que el Ejecutivo de Leonel Fernández adjudicó el mismo contrato a dos empresarios: el español Joaquín Martín y los dominicanos Vicini-Campollo”.
“Es decir,, que concedió la zafra de estas tierras a dos sociedades distintas. Precisamente, el Tribunal de Arbitraje dominicano condenó el lunes pasado al Estado a indemnizar con un millón de dólares a Joaquín Martín por los perjuicios causados”, afirma el diario español.
La clave
Casos y nombres
El Gobierno, precisa el diario, adeuda grandes cantidades a otras empresas españolas, como Elsamex, Ibertext, Santillana, Mapfre, Acciona, Isofotón, y Urbaser. Grupo Matutes y Hoteles todo incluido. “Los que peor lo han pasado son dos ejecutivos de Barceló, grupo pionero en la República Dominicana, que fueron condenados a cinco años de cárcel en una sentencia que les acusa de robar mercancías a la constructora autóctona próxima al PLD que gestionaba en régimen de alquiler las tiendas de los hoteles del grupo” .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada