14 noviembre 2008

BUSH ADVIERTE A LOS LÌDERES DEL G-20 QUE LA "CRISIS NO SE RESOLVERÀ EN UN DIA".....

Luiz Inácio Lula da Silva
El presidente brasileño es uno de los líderes latinoamericanos que acude a la cita de este fin de semana en Washington. Previamente al encuentro a la Casa Blanca, Lula se ha reunido con su homóloga argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en uno de los encuentros bilaterales previos a la reunión financiera del G-20.
Cristina Fernández de Kirchner
La presidenta de Argentina, a su llegada a la Casa Blanca.

Sarkozy y Durão Barroso
Bush ha recibido a la par al líder francés, Nicolás Sarkozy, y al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durão Barroso
.

Angela Merkel
El presidente estadounidense también ha posado con la canciller alemana, Angela Merkel, poco antes de la cena de recibimiento. El protocolo estadounidense ha sentado a Zapatero entre Merkel y el primer ministro holandés, Jan-Peter


Dimitri Medvedev
Después del Zapatero, el presidente ruso ha sido el siguiente líder al que Bush ha recibido en el entrada norte de la Casa Blanca poco antes de la cena de bienvenida.

Zapatero en la Casa Blanca
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha recibido con una sonrisa y un apretón de manosal jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su primera visita a la Casa
Blanca

Bush recibe a los participantes de la cumbre, entre ellos al presidente español, a las puertas de la Casa Blanca.-Zapatero acude a la cumbre financiera con "voluntad de cambiar las cosas"
ELPAÍS.com / AGENCIAS - Washington / Madrid - 15/11/2008

El presidente estadounidense, George W. Bush, ha advertido a los líderes del G-20 -los países más poderosos y los emergentes- de que la crisis financiera que azota a las economías de todos los continentes "no se resolverá en un día". En su papel de anfitrión de la cumbre, Bush ha tomado la palabra durante la cena inaugural ofrecida a los mandatarios en la Casa Blanca y ha apostado por aumentar la cooperación entre las distintas potencias para salir del atolladero. Además, ha recordado que el G-20 en su conjunto está determinado a arreglar los problemas que han llevado a la actual "turbulencia" económica.

Zapatero ha asegurado en una entrevista en Hora 25 Global que no siente nada especial por acudir por primera vez a la Casa Blanca. - CADENA SER

La cumbre que aspira a reformar el sistema financiero mundial y encontrar soluciones para afrontar con garantías la recesión que se cierne sobre las principales economías del planeta ha arrancado pocos minutos después de la medianoche (hora española) con la llegada de los primeros participantes a la Casa Blanca, donde asisten a una cena ofrecida por el presidente de Estados Unidos.

Los primeros en llegar a la residencia oficial han sido el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, y el director gerente del Fondo Monetario Internaconal, Dominique Strauss-Kahn. Minutos después han llegado el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, el japonés Taro Aso, el australiano Kevin Rudd y el británico Gordon Brown. En el siguiente grupo de mandatarios ha llegado el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Bush le ha recibido con una sonrisa y un apretón de manos, en su primera visita a la Casa Blanca desde que llegó al poder en 2004.

Zapatero ha sido el noveno mandatario en acceder al edificio, justo después del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y antes del presidente ruso, Dimitri Medvedev. Bush le ha recibido sonriente y, mientras le saludaba, le ha pedido que se girara para que los fotógrafos y los cámaras de televisión pudieran captar la imagen de los dos juntos. Después, el anfitrión guió al presidente español a la sala de banquetes del ala este de la Casa Blanca, donde tendrá lugar la cena.

Tras Zapatero, ha llegado el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el secretario de Estado, David Vegara, que participarán en una velada paralela ofrecida por el secretario del Tesoro, Henry Paulson. El protocolo estadounidense ha sentado a Zapatero en la cena entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro holandés, Jan-Peter Balkenende.

"Voluntad de cambiar las cosas"
El presidente español acude a la reunión de Washington con el deseo de que los líderes políticos de los países que suman el 90% de la economía y más de dos tercios de la población del mundo muestren "voluntad de cambiar las cosas y de reformar el sistema financiero y también acometer otros temas pendientes de la agenda internacional".

En una entrevista concedida a la cadena SER antes de partir rumbo a Washington, donde ha aterrizado pasadas las 21.00 (hora española), el jefe del Ejecutivo ha dicho que lo fundamental en esta cumbre es que todos los países transmitan "voluntad de reformas claras y consenso para hacerlas", y así se conseguirá "el primer objetivo de esta cumbre" que es "que sea un primer paso" pero que por eso mismo "puede y debe ser un gran paso".

Zapatero ha admitido que la economía española está "en recesión" y ha advertido de que para recuperar el crecimiento económico "hay que hacer muchas cosas, hay que hacerlas bien y lo más rápidamente posible". "Creo que las décimas al final son datos que tienen menos importancia, lo que es cierto es que tenemos una situación de recesión", ha afirmado el presidente, quien ha insistido en que si los gobiernos actúan conjuntamente y hacen "las cosas bien", ésta será "una situación transitoria" y será posible volver "a una senda de recuperación y de crecimiento económico".

España, invitada de última hora gracias a unas intensas maniobras diplomáticas, ha invitado a la República Checa, país que tendrá la presidencia de la UE en el primer semestre de 2009, a formar parte de su delegación en la cumbre del G-20

La recesión y el colapso financiero urgen a los Gobiernos a emplear todo su potencial para evitar que la crisis se transforme en una depresión profunda. Pero la disparidad de planteamientos sobre casi todo lo que se va a discutir amenaza con rebajar los resultados de la cumbre. La resistencia de Bush a un excesivo intervencionismo en la economía para evitar futuros descalabros no es compartida por todos los participantes, informa A. Bolaños desde Washington.

Próxima parada: Londres
Por otra parte, los miembros del G-20 citados en Washington preparan ya otra cumbre de jefes de Estado que se celebrará a finales de febrero o en marzo en el Reino Unido, según ha dicho este viernes el canciller de Brasil, país que preside el grupo, Celso Amorim. "Sería natural" que fuera en el Reino Unido, porque será el próximo país que presida el G-20, ha dicho el canciller desde la capital estadounidense, horas antes de que se inicie la primera cumbre de jefes de Estado de este grupo. Esta nueva convovatoria va en consonancia con lo que habían expresado Nicolas Sarkozy y Dmitri Medvédev esta mañana en una cumbre Rusia- UE.

Washington espera ya a los líderes del G-20 -y alguno más- para la cumbre convocada para "refundar el capitalismo", como dijo Sarkozy, o más modestamente, acometer alguna reforma del sistema financiero internacional. Algunos jefes de Gobierno están de camino y otros, como el brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva o el japonés, Taro Aso, ya están en la capital estadounidense, donde se han producido algunas protestas de colectivos de lucha contra la pobreza. La jornada comienza esta noche con una cena de trabajo en la Casa Blanca.

Rusia y la UE, de la mano
Mientras, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y el francés, Nicolas Sarkozy, que además ostenta la presidencia europea, abogan por que la reunión del G-20 que comienza hoy en Washington sea sólo un primer paso. Durante la cumbre UE-Rusia que se ha celebrado hoy en Niza, Medvédev ha afirmado, en rueda de prensa conjunta con Sarkozy, que considera necesaria la celebración de más reuniones para hacer frente a la crisis financiera internacional y ha reclamado que la próxima cita se convoque "sin demora". Además, ha añadido que "Rusia estará en contacto con la UE" para poder llevarlas a cabo.

Por su parte, Sarkozy se ha congratulado de las propuestas que Rusia tiene pensado esbozar en la cumbre de Washington y ha asegurado que éstas están muy cerca de la postura de los Veintisiete. "Rusia hará propuestas técnicas, financieras y económicas de gran calidad y muy semejantes a las propuestas europeas", ha dicho el presidente francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada