23 agosto 2011

EL CONFUSO PAPEL DE LA CPI EN LA DETENCIÓN DEL HIJO DE GADAFI....


Un fotograma obtenido de una imagen del canal Al Arabiya muestra a Saif el Islam, uno de los hijos del dictador libio, Muamar el Gadafi, esta madrugada en Trípoli- AL ARABIYA / HANDOUT


El fiscal Moreno Ocampo aseguró el lunes que estaba negociando el traslado del hijo de Gadafi a la Corte.- Portavoces de la Corte subrayan que recibieron información de la captura a través de los medios, pero que no hubo confirmación oficial del arresto

ISABEL FERRER
La Haya 23/08/2011
La supuesta detención, a manos de las tropas rebeldes, de Saif el Islam, hijo del líder libio Gadafi, ha provocado tensiones en el seno de la Corte Penal Internacional (CPI). El pasado lunes, Luis Moreno Ocampo, su fiscal jefe, aseguró que estaba negociando con el Consejo Nacional Transitorio (el Gobierno de los sublevados) el traslado de El Islam a La Haya, sede de la Corte. El martes, sin embargo, y después de la llamativa reaparición en público del vástago predilecto de Gadafi, la CPI pareció matizar estas declaraciones.

Trípoli celebra la llegada de los rebeldes
Los rebeldes aseguran tener en su poder a tres hijos de Gadafi
Los rebeldes libios irrumpen y controlan ya el palacio presidencial de Gadafi
La caída de Gadafi
El régimen de Gadafi toca a su fin
El desmoronamiento del régimen libio aísla al Gobierno de Argel
Una noche de júbilo y disparos

"Las autoridades libias no han confirmado todavía la rendición y traslado de Saif el Islam", reza el último comunicado. En otro, enviado poco antes, se subraya que "la Corte no anunció que el sujeto en cuestión estuviera bajo custodia". "Lo que se discutía era como detenerle y traerle", añade. Sin embargo, Fadi el-Abdallah, portavoz oficial de la CPI, decía el lunes lo siguiente en una nota remitida a la prensa: "La Corte ha recibido información [de los medios de comunicación] de que Saif el Islam ha sido arrestado, y negocia ahora con el Consejo Transitorio para que sea entregado, en virtud de la orden de arresto emitida en su contra por los jueces de la Sala Primera". Un lenguaje mucho más directo que el utilizado después.
Los desmentidos y matizaciones denotan la confusión, y tal vez también prisas, por hacerse con uno de los principales fugitivos de la justicia internacional. Cuando el hijo de Gadafi hizo ayer en Trípoli el gesto de victoria con sus dedos, también añadió que "no le importaba nada" la orden de arresto que pende sobre él. Ante la evidencia de que seguía libre, Waheed Burshan, miembro del Consejo rebelde, insistió en que "teníamos confirmada su detención; no sabemos cómo pudo escapar". Está por aclarar si en verdad fue apresado, pero logró huir. O bien si intenta dar la sensación de que nunca le cogieron para reforzar la causa de los leales a Gadafi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada